La señal que anticipa un despertar en la demanda de viviendas

Un “sostenido dinamismo” se está abriendo paso en el mercado inmobiliario luego de trimestres a la baja marcados por la pandemia. Esto está empujando la actividad de tasaciones, que está teniendo una fuerte alza en comparación al año pasado, de acuerdo con la empresa Colliers, que constató un aumento de 209% en estas operaciones en la Región Metropolitana en abril en comparación con el mismo mes de 2020.

La gerenta de Tasaciones Bancarias de la firma, Fabiola Barna, explica que si bien los objetivos de las tasaciones pueden ser diversos, principalmente las encargan personas que están interesadas en adquirir créditos hipotecarios y para que el banco pueda conocer el verdadero valor de la propiedad.

Es por esto que el aumento de estas operaciones constituye un indicio en cuanto a que la demanda de viviendas irá al alza en el futuro.

“Un porcentaje menor es para refinanciamiento o liquidar partes o separaciones de bienes, pero la gran mayoría es para cursar créditos hipotecarios, entonces la mayoría debería traspasarse a la demanda”, asegura Barna.

Las comunas con mayores aumentos en tasaciones en abril pasado son San Miguel (500%), Las Condes (489%), Santiago (430%), Colina (400%), Pudahuel (350%) y Huechuraba (333%).

Asimismo, al contrastar los mismos datos con el mes de marzo de este año, se registraron importantes alzas en Las Condes (89%), Buin (80%), Lo Barnechea (50%), Huechuraba (44%) y San Miguel (33%). En este escenario, la experta considera que esta tendencia se mantendrá durante el año.

El presidente del Comité Inmobiliario de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Alberto Vilaplana, explica que las tasaciones se realizan a propiedades principalmente usadas y que su aumento podría estar empujado por el crecimiento del mercado de casas, que va al alza desde octubre pasado. “Efectivamente el mercado de la vivienda usada ha estado activo, sobre todo porque las casas están escasas”, señala.

Barna añade que las tasaciones se han visto impulsadas por la búsqueda de propiedades con un mayor espacio que favorezca el teletrabajo. “Mucha gente ha decidido cambiar su actual vivienda por una que acoja las nuevas necesidades”, indica.

Otra señal positiva viene del mercado de viviendas nuevas, que en el primer trimestre 2021 subieron 37% respecto al trimestre anterior según el informe de GFK. Y al comparado con el mismo período de 2020, el incremento escaló a 132%.

En relación a las proyecciones del mercado para este año, Vilaplana señala que “se prevé un aumento en 2021 en las ventas de viviendas”, no obstante las cifras seguirán por debajo de las alcanzadas en 2019.

“Creemos que una vez que la vacunación avance y el clima político esté más definido, las personas saldrán a comprar”, apunta.

El efecto de las tasas y retiros de las AFP

Distintos factores están incidiendo en la mayor actividad del mercado inmobiliario. “Hoy existen buenas oportunidades de inversión, con aún buenas tasas para los créditos hipotecarios de la banca general”, destaca Barna. En efecto, el interés se ve reflejado en los datos del Banco Central, ya que desde enero las colocaciones bancarias de viviendas han mantenido una tendencia al alza, salvo excepciones en algunas semanas.

También inciden las “buenas oportunidades de precios”, a lo cual se suman elementos como los retiros de fondos de las AFP: “Se ha logrado tener un aporte para el pie o parte del valor de la nueva vivienda, lo cual ha incrementado y mantenido el dinamismo inmobiliario”, señala Barna.

Asimismo, destaca que “hay un porcentaje no menor de personas que requieren liquidez y necesitan vender sus propiedades, ya sea para comprar una vivienda más económica o arrendar, ante la dificultad de poder pagar el dividendo”.

Fuente: Diario Financiero