Isidora Goyenechea no se salva y empieza a crecer cierre de locales y restaurantes

Al relajarse las medidas sanitarias en Santiago, los restaurantes de avenida Isidora Goyenechea volvieron a abrir. Sus terrazas se empezaron a llenar y también se pusieron mesas en las veredas. Pero no todos los locales han corrido con la misma suerte. Antonio Fernández, dueño del restaurante Kilómetro 0 -ubicado en el Hotel W- , cuenta que su negocio no ha vuelto a funcionar.

Explica que su principal dificultad es ubicarse en el subterráneo del hotel, por lo que no puede usar los espacios al aire libre. Cuenta con una terraza, pero ésta representa menos del 10% del local de 500 metros cuadrados, lo que le permite atender a pocos clientes.

En marzo, cuenta Fernández, decidirá si lo conserva o no. Y destaca que tiene una buena relación con la administración del hotel, pero pese a eso señala que “el panorama no es muy auspicioso”.

También tiene una cafetería en el primer piso del mismo edificio llamada Dulcinea, que está cerrada y la quiere trasladar a un nuevo local en calle Alonso de Córdova.

Si Kilómetro 0 llega a cerrar, se sumaría a los otros locales que tienen abajo sus cortinas en el hotel. El restaurante de comida española Gracia, cerró de forma definitiva la semana pasada. También lo hizo Bikes Colorado, mientras El Mundo del Vino invita a sus clientes a ir a otras tiendas de la cadena.

Te puede interesar: Isidora Goyenechea sigue en movimiento: terreno donde se ubica el Tavelli sale a la venta

La marca de bicicletas indica que el poco movimiento del sector precipitó su salida y se van a concentrar en su tienda de Vitacura.

Ingrid Hartmann, Senior Research Manager de CBRE, señala que según su estudio de placas comerciales en edificios de oficinas, las tiendas que se ubican en subterráneos son las más perjudicadas y sus precios han llegado a disminuir un 19% desde que inició la pandemia.

Pero en Isidora, no son solo los locales de ese edificio los que han tenido que dejar de operar. El subgerente de Propiedades Urbanas de Tattersall GDA, Víctor Ovalle, comenta que “sin duda la pandemia ha pegado muy fuerte a la actividad de oficinas y comercio en el sector, visualizándose con mayor claridad en el rubro gastronómico”.

Imagen foto_00000002

Destaca la salida de locales como Coppelia, The Coffee Factory y la cafetería Fres&co.

El gerente general del primero, Francisco Villar, cuenta que dejaron el lugar en junio pasado. La decisión fue tomada “considerando que estábamos en un sector de oficinas y todo indicaba que el teletrabajo no sólo seguirá por varios meses más (afectando las ventas), sino que es una tendencia que, sin duda, aunque baje, llegó para quedarse”.

El espacio donde se ubicaba la heladería, en esquina Magdalena, es de 262 m2 y ahora está en arriendo. Según el gerente general de ProUrbe Gestión Inmobiliaria, Víctor Danús, “esos productos son difíciles de colocar nuevamente, pues está costando encontrar arrendatarios dispuestos a ocupar esos tamaños, sobre todo en una zona prime como es Isidora Goyenechea”.

Te puede interesar: Parrillada La Cabrera apuesta por Isidora Goyenechea

En las calles perpendiculares a la avenida también hay tiendas vacías. Ya no están ni la cafetería Prana en San Sebastián ni la agencia de viajes Cocha en Roger de Flor. El gerente general de la firma, Sergio Purcell, comenta que dejaron esa ubicación hace tres meses, debido a que las atenciones al público se están haciendo de forma remota y, cuando son presenciales, los clientes eligen más acercarse a los malls.

Vacancia sube, pero interés se mantiene

Según datos de Colliers International, la vacancia de locales comerciales en el sector era de 6,1% en marzo 2020, y ahora alcanza 7,0%.

Según el gerente del área de retail de Colliers, Antonio Sivori, si bien “vemos un aumento en la vacancia, éste ha sido menor”, ya que “muchos restaurantes lograron sobrevivir este período gracias a la mayor flexibilidad en los contratos de arriendos y la posibilidad de vender a través de las aplicaciones de última milla, lo que les permitió no cerrar”.

Pese a la crisis, destaca que el interés por Isidora Goyenechea se mantiene intacto, debido al “alto poder adquisitivo del sector; alto flujo peatonal y vehicular; sector consolidado de oficinas y buena conectividad”.

Según Sivori, sigue siendo la zona más cotizada del sector oriente, sobre otros barrios de oficinas de la misma área, como Nueva Las Condes.

16 de Febrero 2021

Fuente: Diario Financiero