Ventas de vivienda en el Gran Santiago marca menor registro al menos desde el año 2002.

En el acumulado del año, las unidades de departamentos y casas retrocedieron 48%. Hubo señales de optimismo, con un alza entre el tercer y cuarto trimestre.

Aunque el último trimestre dio un respiro a la industria inmobiliaria, mostrando una cierta recuperación, no logró compensar el difícil año producto de la pandemia. Esto, porque se vendieron 5.866 unidades de viviendas en la Región Metropolitana, equivalente a 28,8 millones de UF, un aumento con respecto al trimestre inmediatamente anterior, de 16,8% y 19,7%, respectivamente.

Pero además, la venta acumulada anual cayó 48,4% medido en unidades y 47,1% en valor con respecto a 2019, totalizando con 16.992 unidades y 84,7 millones de UF. En unidades, es el nivel más bajo al menos desde 2002, cuando se anotaron 19.814 viviendas comercializadas en el Gran Santiago.

Javier Varleta, gerente de estudios territoriales de GfK Adimark, señaló que a pesar del balance, la situación es de optimismo debido a que las tendencias apuntan a una futura alza en las ventas. «El retiro del 10%, las tasas (de créditos hipotecarios) siguen siendo bajas y las inmobiliarias están ofreciendo muchas facilidades e interesantes promociones, todo eso incentiva la compra», aseguró Varleta.

En el reporte se informó que la oferta del mercado inmobiliario llegó a 53.474 unidades, nivel superior frente a otras crisis.

Sin embargo, se da en un contexto donde se incorporaron 54 proyectos a venta en los últimos tres meses, bajo los 75 que promedia trimestralmente entre 2011 y 2019.

La oferta de departamentos se concentró en Ñuñoa y Santiago, mientras que en casas es en Colina, Buin y Puente Alto.

El precio promedio de departamentos fue de 78,9 UF/m2 y de 64 UF/m2 para las casas. Entre tanto, el 64% de las unidades vendidas durante el último periodos trimestre está bajo las 4.000 UF.

A raíz de esto, Varleta afirma que se espera que los precios no bajen demasiado en los meses venideros. «La escasez de suelo, los costos de construcción y los cambios en la normativa nos muestran que no deberíamos esperar una baja en los precios en el corto o mediano plazo», explica el ejecutivo.

Fuente: Diario Financiero