Providencia da luz verde para proyecto de edificios de oficinas y viviendas en ex clínica Las Lilas.

Dirección de Obras del municipio otorgó a sociedad vinculada a Socovesa el permiso para levantar dos torres de doce y siete niveles, a un costo de $ 7.500 millones.

La Dirección de Obras de la Municipalidad de Providencia dio luz verde para el desarrollo de un millonario proyecto inmobiliario en los terrenos de la antigua Clínica Las Lilas, en la Avenida Eliodoro Yáñez.

Según el documento otorgado a una sociedad vinculada a Socovesa, se permitirá levantar dos torres de 12 y siete niveles, en un terreno de 6.312 metros cuadrados, a un costo de $ 7.500 millones.

Fue a fines de 2018, cuando, tras meses de negociaciones y de analizar las propuestas de distintos oferentes, Empresas Masvida vendió el paño de la quebrada Clínica Las Lilas. La empresa que se lo adjudicó fue Socovesa, que a través de inmobiliaria Almagro, adquirió el terreno ubicado en pleno corazón de Providencia.

La transacción, que superó los US$ 16 millones, contempló el edificio principal del recinto, y las dos casas aledañas donde el establecimiento tenía oficinas y un consultorio. A esto se sumó una casa por el lado posterior de la institución de salud, ubicada en Ladislao Errázuriz.

La inmobiliaria había señalado que el proyecto estaba condicionado a la fusión de los predios incluidos en la operación, lo que ya se concretó. De hecho, se otorgó una nueva numeración para los edificios, uno de los cuales será destinado para viviendas y otro para oficinas.

Según el permiso de edificación, la iniciativa contempla 156 departamentos (de entre 31 m2 y 87 m2), además de 118 oficinas, 17 locales comerciales y 328 estacionamientos, más 329 aparcaderos para bicicletas. Todo tendrá una superficie total edificada de casi 30 mil metros cuadrados.

Gabriela Hernández, gerenta del segmento Inmobiliario de Almagro, añade que, «junto con el desarrollo mixto se considera la construcción de un boulevard peatonal de uso público».

En el permiso, la DOM de Providencia fue categórica sobre las exigencias que suponen una obra de esta envergadura. «La Dirección de Obras se reserva el derecho de ordenar el traslado de las instalaciones de Faenas y Maquinarias que causen molestias comprobadas a los vecinos», señala el documento, en el cual se añade que se exigirá la reposición de veredas y áreas verdes públicas, en todo el frente de la propiedad, debiendo la inmobiliaria obtener previamente las especificaciones de materialidad y condiciones de ejecución en el Departamento de Construcción y Pavimentación del municipio.

Hernández asegura que este proyecto va a «recuperar y revitalizar un espacio que estaba deshabitado desde hace años», aportando –insiste- dinamismo al sector y manteniendo la vida de barrio.

Consultada la empresa sobre el inicio de obras, la ejecutiva señala: «En octubre pasado iniciamos la demolición de la estructura de la exclínica, con lo que hemos dado la partida a la primera fase de construcción».

Fuente: Diario Financiero